Amo al Señor porque es bueno

>sigue 12–Tu me amas Señor>
http://www.camino-neocatecumenal.org/neo/CARISMAS/cantores/cantosMP3.htm
 
Para conocer la Verdad hay que oírla y para oírla hay que predicarla en nombre de Jesús Resucitado
 
Hch 5,41-42

Los apóstoles salieron del Sanedrín contentos de haber merecido aquel ultraje por el nombre de Jesús. Ningún día dejaban de enseñar, en el templo y por las casas, anunciando el Evangelio de Jesucristo.

V/. Estad alegres, dice el Señor.
R/. Porque vuestros nombres están inscritos en el cielo.
 

 
Decía el Papa en Cuba…….. 

BENEDICTO XVI: “CUBA Y EL MUNDO NECESITAN CAMBIOS

Ciudad del Vaticano, 29 marzo 2012 — Algunos extractos de la homilía de Benedicto XVI:

(…) “«Si os mantenéis en mi palabra, seréis de verdad discípulos míos; conoceréis la verdad, y la verdad os hará libre.

En este texto del Evangelio que se ha proclamado, Jesús se revela como el Hijo de Dios Padre, el Salvador, el único que puede mostrar la verdad y dar la genuina libertad. Su enseñanza provoca resistencia e inquietud entre sus interlocutores. (…) Aun así, los conmina a creer, a mantener la Palabra, para conocer la verdad que redime y dignifica”.

“En efecto, la verdad es un anhelo del ser humano, y buscarla supone siempre un ejercicio de auténtica libertad. Muchos, sin embargo, prefieren los atajos e intentan eludir esta tarea. Algunos, como Poncio Pilato, ironizan con la posibilidad de poder conocer la verdad, proclamando la incapacidad del hombre para alcanzarla o negando que exista una verdad para todos. Esta actitud, como en el caso del escepticismo y el relativismo, produce un cambio en el corazón, haciéndolos fríos, vacilantes, distantes de los demás y encerrados en sí mismos. Personas que se lavan las manos como el gobernador romano y dejan correr el agua de la historia sin comprometerse”.

“Por otra parte, hay otros que interpretan mal esta búsqueda de la verdad, llevándola a la irracionalidad y al fanatismo, encerrándose en «su verdad» e intentando imponerla a los demás. (…) Sin embargo, quien actúa irracionalmente no puede llegar a ser discípulo de Jesús. Fe y razón son necesarias y complementarias en la búsqueda de la verdad. Dios creó al hombre con una innata vocación a la verdad y para esto lo dotó de razón. No es ciertamente la irracionalidad, sino el afán de verdad, lo que promueve la fe cristiana”. (…)

“Además, la verdad sobre el hombre es un presupuesto ineludible para alcanzar la libertad,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,  los derechos, el matrimonio, la familia y la sociedad, en definitiva, sobre la dignidad inviolable del ser humano. Este patrimonio ético es lo que puede acercar a todas las culturas, pueblos y religiones, las autoridades y los ciudadanos, ……………., a los creyentes en Cristo y a quienes no creen en Él”.
 
“El cristianismo, al resaltar los valores que sustentan la ética, no impone, sino que propone la invitación de Cristo a conocer la verdad que hace libres. (…) En Cristo hallamos la verdad sobre Dios y sobre el hombre. Él nos ayuda a derrotar nuestros egoísmos, a salir de nuestras ambiciones y a vencer lo que nos oprime. El que obra el mal, el que comete pecado, es esclavo del pecado y nunca alcanzará la libertad. Sólo renunciando al odio y a nuestro corazón duro y ciego seremos libres, y una vida nueva brotará en nosotros”. (…)
“La Iglesia vive para hacer partícipes a los demás de lo único que ella tiene, y que no es sino Cristo, esperanza de la gloria. Para poder ejercer esta tarea, ha de contar con la esencial libertad religiosa, que consiste en poder proclamar y celebrar la fe también públicamente……………………...,expresar pública y abiertamente su fe……..………
“El derecho a la libertad religiosa, tanto en su dimensión individual como comunitaria, manifiesta la unidad de la persona humana, que es ciudadano y creyente a la vez. Legitima también que los creyentes ofrezcan una contribución a la edificación de la sociedad…………………………. (…).
Cuando la Iglesia pone de relieve este derecho, no está reclamando privilegio alguno. Pretende sólo ser fiel al mandato de su divino fundador, consciente de que donde Cristo se hace presente, el hombre crece en humanidad (…).
 Por eso, ella busca dar este testimonio en su predicación y enseñanza, tanto en la catequesis como en ámbitos escolares y universitarios. Es de esperar que pronto llegue aquí también el momento de que la Iglesia pueda llevar a los campos del saber los beneficios de la misión que su Señor le encomendó y que nunca puede descuidar”.

———–(…)…..———-Cuba y–  el mundo necesitan cambios, pero éstos se darán sólo si cada uno está en condiciones de preguntarse por la verdad y se decide a seguir el camino del amor, sembrando reconciliación y fraternidad”.
El que nos mata es el pecado cuya fuerza está en la Ley………………….., pero Cristo ha venido a cumplir la ley y su sentencia de muerte por nuestros pecados…….., por Amor a ti y a mi, …..…,por tanto, si Cristo ha cumplido la ley muriendo en la Cruz por nosotros, es que ya ha cumplido la ley por nosotros y, al mismo tiempo, como la expresión de la máxima solidaridad con el hombre, ha roto la muerte y Resucitando ha sacado a la luz la vida inmortal. otorgándonos, por gracia, a todo el que cree en Él……….la Vida Eterna….
……..
En consecuencia podemos gozosos cantar…
 
Oh muerte ¿ dónde está tu victoria ? ¿dónde tu aguijón?——,
 
como ya estaba escrito:
 
 ¡oh muerte Yo seré tu muerte!                                                                                  y también: 
¡Infierno Yo seré tu ruina!
 

¿Cómo lo hizo el Señor?:

 No podemos penetrar la inmensidad del misterio de Amor de Dios al hombre, manifestado, sin embargo, en la Pasión Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesús, pero atisbamos algunos aspectos que conviene exponer a la contemplación amorosa de nuestra alma……….

                Dice…..…un artículo de mercaba aquí: http://www.mercaba.org/FICHAS/ESCATO/655-3.htm.

del que entresacamos lo siguiente…….

/PASION-MU: ….Pero es muy cierto afirmar que el Señor Jesús en su agonía no sólo sufrió
por el pecado, sino que sufrió muy profundamente el pecado. No sólo tomó sobre sí de
manera jurídica la pena del pecado, que habría expiado mediante sus sufrimientos físicos y
su sangre derramada en la Cruz; experimentó en sí mismo todos los sufrimientos de los
pecadores, aun aquellos mismos -los más crueles– que nacen de su alejamiento de Dios.
 El no fue pecador, pero antes que Teresa, y más que ella, se hizo solidario del sufrimiento de
los pecadores. El no fue condenado, pero aun permaneciendo perfectamente unido al
Padre, padeció el sufrimiento de los réprobos. En el Huerto de los Olivos «Jesús estaba
más unido al Padre que nunca, pero en la angustia y el sudor de sangre, en la experiencia
del desamparo…» (7). Les dice a sus discípulos: «Mi alma está triste hasta morir de esa
tristeza» (Mt 26,38). Como escribe también el P. A. Feuillet: «Parece que en el curso de su
Pasión, primero en Getsemaní y quizá más todavía en el Calvario, Jesús, para expiar los
pecados de la Humanidad, quiso voluntariamente experimentar en su humanidad la 
angustia y la soledad de los hombres separados de Dios por sus pecados» (8),
es decir, el sufrimiento mismo de los réprobos.

 

Como escribe el P. Urs von Balthasar: «La angustia del monte de los Olivos es una

solidaridad en el sufrimiento con los pecadores» (9).

Es este, sin duda, el aspecto más profundo, el más atroz, pero también, en definitiva, el
más salvífico de la Pasión de Jesús. Fue por nosotros, pecadores, por lo que El sufrió la
congoja del pecado en lo que de más cruel tiene esa angustia: la soledad de parte de los
hombres y la soledad misma de parte de Dios.
Agonía: misterio de la soledad de Jesús, misterio de Jesús abandonado.
¿No es eso también lo que Jesús quiere hacernos entender con el gran grito que lanza
desde lo alto de la cruz?» «A partir del mediodía hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta las 
tres. Hacia las tres, exclamó Jesús con fuerte voz: Eli, Eli lamá sabactaní», es decir: «¡Dios 
mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?» (Mt 27,46). El evangelio de Mateo nos 
transmite la versión aramea de las palabras de Jesús, como si aquel grito del Crucificado se 
hubiera grabado para siempre en el corazón de los discípulos o como para garantizar su absoluta autenticidad.

Se ha dicho que, en el mundo judío, citar el primer verso de un salmo es evocarlo
completo. Jesús ora desde lo alto de la cruz con el primer verso del Salmo 22, que acaba
con la acción de gracias y con el gozoso anuncio del triunfo final. Es cierto.
Pero es seguro que Jesús hizo suya la llamada angustiosa del salmo: vivió ese
abandono. Además, el mismo salmo prosigue con la expresión de ese inmenso sufrimiento
físico, moral y espiritual que Jesús sintió en la Cruz:

¡Lejos de mi salvación las voces de mi rugido!
Dios mío, de día clamo, y no respondes,
también de noche y no hay reposo para mí…

Y yo, gusano, que no hombre,
vergüenza de lo humano, asco del pueblo
 (Sal 22 2-7).

 

(Resumen la Pasión de Cristo)

y…………..

 

El gran principio cristológico establecido por los Padres de la Iglesia a partir de San
Ireneo, para manifestar la integridad corporal y espiritual de la humanidad de Jesús, es que
Cristo salva solamente aquello que asume, pero todo lo que asume: «Lo no asumido no
queda sanado; lo unido a Dios queda salvado» (12); o también: «No habría sido salvado el hombre entero si El no hubiese asumido al hombre entero».
Con ayuda de estos principios lucharon entonces firmemente contra toda forma de docetismo que negase a Cristo la
plenitud de vida humana. Nuestro cuerpo no habría sido salvado si Cristo no hubiese
tomado un verdadero cuerpo humano de la misma naturaleza que el nuestro. Nuestra alma
no estaría salvada si Cristo no hubiera asumido un alma plenamente humana, si la Persona
del Verbo hubiera reemplazado al alma en la naturaleza humana de Cristo. Todo lo que 
asume lo salva, porque todo lo que no forma más que uno con el Hijo Amado, el Padre lo 
recibe para siempre en su vida dichosa y no puede rechazar nada de cuanto llega a El en 
su Hijo. 
 
Este principio fundamental de soteriología encuentra aquí una aplicación nueva y 
decisiva. La humanidad de la que Jesús se hace solidario por amor es la humanidad 
pecadora. El asume nuestra condición de pecador, no sólo un cuerpo y un alma semejantes 

a los nuestros, sino todas las consecuencias del pecado, todas las esclavitudes y 

sufrimientos de la humanidad pecadora: su muerte dolorosa, sus padecimientos, sus 

divisiones, sus incomprensiones, sus torturas y hasta las congojas de la agonía, la atroz 
soledad que proviene de la ausencia de Dios, las tinieblas que invaden el espíritu y el 
hastío que inunda el corazón y, en fin, el desconsuelo del infierno. Todo lo tomó sobre sí:

«Cordero de Dios, que llevas el pecado del mundo.»

Y porque lo ha tomado, lo ha salvado todo:

 «Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.»

Porque todos esos sufrimientos y miserias, que eran las señales y consecuencias del
pecado, y la misma muerte ignominiosa del pecador condenado, y la soledad y los suplicios
del infierno, lo ha convertido para siempre dentro de su corazón en una ofrenda de amor
para la gloria del Padre.


Asumió todas las consecuencias que para el hombre suponía su
autosuficiencia orgullosa e hizo de ellas el lugar mismo
de la expresión de su obediencia filial llena de amor.

En su corazón, ardiente con el fuego del amor, es donde todo cambió de signo y de valor
y donde el mundo del pecado basculó por entero hacia El horizonte de la salvación. Y la
razón es que El pudo remontar la escala más alta de los tiempos hasta los orígenes del
pecado, y pudo descender al más profundo de los abismos, hasta el más bajo fondo de los
infiernos, y asumió en sí mismo todo lo que al hombre y a su pecado corresponde, y lo
transformó todo en El en una ofrenda de amor.
Por eso en El empieza una historia nueva para la Humanidad entera y, con toda verdad, una creación nueva.

 



 Tenemos,  pues, por seguro que…

 

La muerte ha sido absorbida en la Victoria de Cristo que ha resucitado para nuestra salvación……..………y como nos anuncia San Pablo…

....Si hemos muerto con Cristo (-al pecado-), 
 
también RESUCITAREMOS CON ÉL…..A LA VIDA ETERNA. 
                                                                                     
 Tus pecados están
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: